viernes, enero 07, 2011

60

.

Lo primero fue mi brazo izquierdo. En realidad no lo usaba mucho, así que no sentí mucho su pérdida y el dinero cayó bien. Después fue mi pelo, mis glúteos y las pantorrillas. Me costaba caminar un poco, pero era necesario. Siempre era necesario. Con algo se tenía que comer, pagar la renta, los gastos, las salidas, los regalos.

Después di un paso adelante. Los músculos y miembros no eran tan bien pagados como las entrañas. No quería hacerlo; eran mis tripas. Pero ella insistió que era necesario, que todos teníamos que hacer sacrificios, así que me decidí. Empecé por el bazo, después fue el apéndice y un riñón. Iba dejando partes de mí a cambio de una cena, un viaje o la reparación del auto.

Siempre había algo, se quería algo. Me fui abandonando por episodios, sin extrañarme hasta que me eché de menos. Llegué a verme con el ojo que me quedaba y me di cuenta que ya no tenía mucho más que dar; miembros, vísceras, recuerdos, todo tenía un precio. Trozo a trozo me quedé vació, desnudo, incompleto hasta que sólo me quedó la voz.

¿Hay quien me la compre? Es una buena voz. Ya no tan segura ni potente, pero es una voz honesta. ¿Queda alguien que se interese? La vendo barata…
.

5 comentarios:

Blackpaco dijo...

Comencé esta serie de 5 relatos en Mayo del año pasado. Quería explorar la corporalidad, lo viscoso, el asco. Creo que al final ya no fue tanto eso, pero los relatos quedan. Más de 6 meses para completar una serie de 5 relatos. No sé si cerrar esto o no, pero quedan estos cuentitos como un testimonio de mi vida laboral. Saludos a todos y ojalá sigan por acá.

Suerte y hasta pronto.

Maya dijo...

Ojalá que no desistas, me gusta pasarme por aquí y poder asomarme a los resquicios de tus ideas, tus cuentos, tus mentiras, tus obsesiones, tus recuerdos. Particularmente estos cuentitos escatológicos me han gustado mucho...

M.

{{El Diablo}} dijo...

Me gusta lo que haces (aunque rara vez comento), sería una pena dejar de leerte, ojalá continúes.


Saludos Enfermos.

Javier dijo...

A mi me gusto.Espero que sigas con tus cuentos y relatos, que además de llevarnos a nuevos lugares, nos permiten conocer un poco más de ti; ese que desconocemos todos y nos da un inmenso gusto descubrir que es nuestro amigo. Saludos :D

Señorita F dijo...

Ay que angustia! Me gusto!