sábado, junio 25, 2011

65.

.

Era una casa preciosa, ¿sabe usted? El orgullo de la colonia. Y además era viejísima; dicen que desde la época colonial o antes o yo qué sé. Pero la verdad era que parecía nueva: Siempre como recién pintada, pulcra, brillante. Era como si todo el día le diera el sol directo, desde todas partes. ¡Preciosa! No había otra igual en toda la zona. Incluso, me atrevo a decir que en toda la ciudad.

No, no conocimos bien a los que vivían dentro. Eran muy reservados, ¿sabe usted? Nunca salían, compraban todo por teléfono, no asistían a las juntas de vecinos…. Fíjese, ahora que lo menciona creo que nunca vi salir a ninguno de ellos, pero todos sabíamos que era una familia grande. Debía serlo. Ellos han sido los dueños de la casa desde siempre.

¿Qué pasó? No, no lo sé bien, la verdad. Fue algo… paulatino, ¿sabe usted? Un día ya no se veía tan brillante ni tan linda como antes. Fue extraño, porque… bueno, yo vivo al lado y tengo una pequeña hortaliza. Siempre le daba el sol directo, pero ese día la casa grande le proyectó una sombra toda la mañana a mi cocina. Nunca lo había notado. Ni siquiera había yo pensado que, por donde está ubicado mi edificio, la luz no debería entrar a mi cocina. Y ese fue el primer día en que vimos la residencia … no tan bonita.

Después fue el olor. Un olor a añejo, a rancio. Y venía de ese lugar, ¿sabe usted? Y cada día se veía más arruinado, más sucio, más triste. Y ahora ya no había sombras sólo en mi cocina, sino en toda mi casa. Sé que suena loco, créame, pero todos los vecinos lo vimos; cada día había más sombras alrededor de esa construcción, cada día se veía más vieja… y cada día el olor era más insoportable.

Y así pasó. Hasta quedar eso que usted ve ahora. Una ruina, es lo que es. Y esa peste… esa maldita peste a podrido que no se va. Ya llamamos a los bomberos, a la policía, a la delegación y nadie puede entrar en ese maldito lugar. ¿Y lo ve? Ya no lo toca el sol. Está todo oscuro, apagado… lleno de sombras que se escurren a todos lados.

¿La familia? No sé. Qué más me da. Imaginamos que se largaron los muy cu… los muy cochinos, usted disculpe. No, no los vimos salir nunca, pero eso es lo que imaginamos. ¿Quién podría vivir ahí? Yo creo que ese cuchitril se cae cualquier día para hundirse en la oscuridad, ¿sabe usted?
.

6 comentarios:

Blackpaco dijo...

La primera vez que se termina una serie de 5 cuentos en una semana en mucho tiempo. Lamento la ausencia, pero no prometo que se haga costumbre. Ojalá lean y ojalá comenten. Gracias por seguir aquí.

Suerte y hasta pronto.

Francisco Espinosa.

Maya dijo...

Es... Es totalmente diferente venir y leer uno de tus cuentos cuando pude vislumbrar algunas señas de que fue lo que lo engendró. Si tratara de.. no se, entender con esas pequeñas migajas en el camino como lo fuiste construyendo, creo que nunca acabaría por capturarlo en su totalidad.Y eso me gusta....

Creo que es un mejor texto de lo que tú crees. Tiene más oficio del que tú crees. Particularmente, me gusta el detalle de las sombras provocando el olor. Me gusta mucho.

Y, hablando del escritor y no de el escrito... ¡¡Eres tan obstinado!! Y Lo hiciste. A tu modo, en tus tiempos, a tus formas, con tus métodos... Lo hiciste cuando estabas seguro de que no ibas a hacerlo. Algunos dirían que es perseverancia. Yo se que en nuestra sangre es en realidad obstinación.

Y amo esa obstinación tuya y como la manejas.... Y amo todas las demás patologías :-b

Te amo. Y te diría que hoy te admiro, pero no quiero que se te suba a la cabeza ;-)

Go Get Em' Tiger!

Blackpaco dijo...

Gracias, amor. Si todo lo que ves estuviera realmente ahí.......

Señorita F dijo...

Me gusto mucho. Nada que ver con el otro y hasta veo a la vecina chismosa que cuenta la historia(era mujer?)
Me atrapo y hasta podria ser una interesante metafora...

Alberto dijo...

Buen cierre de la serie. Se siente diferente a pesar de mantener el tema de las sombras, y esa variedad se agradece, pues repetir temas nunca debiera significar ser recurrente.

¡Felicidades por superar tu reto personal y completar la semana!

Lyla dijo...

No sabía que era una serie.. muchas felicidades entonces por haber completado estas historias tan interesantes :) me agradó mucho esta, la verdad llevaba rato sin leer algo por este estilo.. me encantó la trama y lo único que lamento es que no haya sido más largo.
También me recordó un poco a los cuentos de José Agustín y me transportaste un rato al tiempo cuando anduve leyendo de él.. hace algunos años. Gracias por eso también ^^